La utopía tangible de Europa


La utopía tangible de Europa

Por Kike Gómez

Fue hacia 1970 cuando el premio Nobel de Economía 1981, James Tobin, propuso que se gravasen las transacciones en divisas con un 0,1%, lo que llevaría a que se crease un fondo que permitiese erradicar la pobreza –en un plazo relativamente corto- además de servir como medida disuasoria para la especulación financiera que podía conducir a una crisis como la actual. Se le dio el nombre de “Tasa Tobin” y los movimientos altermundistas la defendieron como una vía que haría justicia con las clases menos pudientes. Desde luego la economía liberal no colocó esa medida entre sus principales planes económicos por considerarla una medida utópica carente de realismo práctico.
Sin embargo a partir del otoño de 2008, cuando la crisis empezaba a afectar a las economías de los grandes países, enseguida pusieron sobre la mesa esa posibilidad de tasación para salvaguardase las espaladas en un futuro que podía tornarse muy negro. Es más, ya en esta nueva década del siglo XXI, es decir: casi cuarenta años después, los primeros ministros de Inglaterra (Gordon Brown), Francia (Nikolas Sarkozy) y ex primer ministro de Portugal (Durao Barroso), propusieron, al Fondo Monetario Internacional, en la última cumbre de Bruselas «controlar con un impuesto global, el desenfreno experimentado hasta ahora en la gestión de las operaciones financieras internacionales[…] con la aplicación de una tasa sobre las transacciones financieras que recuerda a la conocida “Tasa Tobin”¹». Estas palabras suenan muy similares a las que se consideraron en su época como sueños utópicos irrealizables.
Además ésta medida pretendería proporcionar ingresos en un fondo común para combatir el cambio climático, ayudar al desarrollo o crear un colchón ante eventuales crisis. Pero ya estaba EEUU para decir que ese proyecto era inviable.

Todos los malos augurios que la izquierda más crítica predecía -defendiendo entre otras cosas la “Tasa Tobin”- se están cumpliendo uno por uno: La crisis del euro está afectando a Grecia de una manera brutal con el desempleo -el Banco Central Europeo no se hace cargo de su deuda, ni siquiera los colegas vecinos como Alemania-, como lo puede hacer en varios países más de la Unión Europea ¿Por qué los gobiernos no quieren escuchar a esta parte de la sociedad e intelectuales que dan una alternativa viable a la política y economía liberal culpable de muchos de éstos males?

Ante la situación que vive Europa quizá sea hora de revisar una serie de propuestas que realizó Vicenç Navarro «cuando se planeaba establecer la UE y el euro por fuerzas políticas en la Europa de entonces así como sindicatos y movimientos sociales, que fueron ignoradas, escogiéndose en su lugar las políticas liberales que han dañado a las clases populares, que han sido las que han pagado los costes de construir esta UE²».

Quizá las propuestas de este catedrático de ciencias políticas y sociales de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y asesor de numerosos gobiernos, como el socialdemócrata sueco, no suenen ahora tan utópicas como lo pudieron hacer antes de conocer las consecuencias de este modelo económico:

«La manera como ha estado construyéndose la UE está generando grandes sacrificios para las clases populares, sacrificios que podrían haberse evitado, si el euro se hubiera constituido de otra manera, con un cambio muy profundo de las políticas que están rigiendo la construcción de la UE. Estos cambios debieran haber incluido:

1. El desarrollo de una estructura federal europea, auténticamente democrática y participativa, en la que hubiera una instancia de gestión económica y fiscal a nivel europeo. Hoy ni siquiera hay una coordinación de las políticas económicas y fiscales.

2. Un presupuesto europeo que, tal como sugirieron los primeros fundadores de la Comunidad Europea, debiera representar un mínimo de un 7% a un 9% del PIB de tal comunidad.

3. Un Banco Central Europeo dependiente de las autoridades políticas, cuyas políticas monetarias estarían dictadas por el gobierno europeo y aprobadas por el Parlamento.

4. Un Pacto Social a nivel europeo entre el mundo empresarial y el mundo sindical desarrollado dentro de convenios colectivos definidos en un marco legal europeo.

5. Un cambio de los criterios de Maastricht* y del Pacto de Estabilidad, el cual debería tomarse en serio el componente de Desarrollo, dándole mayor protagonismo al crecimiento económico y a la creación de empleo.

6. Cambiar el límite autorizado de que el déficit del estado sea menor a un 3% del PIB y la deuda menor a un 60%, permitiendo mayor flexibilidad y facilitando que existiera una diferenciación en el cálculo del déficit del estado entre gasto en inversiones y gastos corrientes.

7. Instruir al Banco Central Europeo que tenga como función el desarrollo de bonos europeos que sirvan para ayudar a los estados a resolver las crisis deficitarias en momentos de recesión.

8. No permitir que un estado pueda estar en condiciones de no poder pagar su deuda, presentado un frente común que proteja a cualquier país de la UE frente a la especulación de los mercados financieros.

9. Establecer un impuesto europeo que alimentaría un fondo común para gastos de nivelación del consumo, mediante políticas redistributivas dentro de la UE, que estimulen el crecimiento económico, la creación de empleo y la redistribución de los recursos a nivel continental y dentro de cada país².»

Cuando se llega al fin de un ciclo hay que replantearse nuevas ideas, pero también repasar todas las anteriores, revisarlas y volverlas a replantear bajo el marco de la nueva realidad existente ya que como dijo Alphonse de Lamartine: Las utopías no son a menudo otra cosa que una verdad prematura.

*Tratado de Maastricht de 1992 en el que se tomó la decisión de crear una moneda única.

Notas:

¹.- Público «La UE plantea una tasa sobre las transacciones de la banca». 12 diciembre de 2009.
².- Rebelión.org. «¿Quién paga los costes del euro?». 24 febrero 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s