Primera Cátedra de teología en la Universidad pública desde el siglo XIX


La compañía de Jesús y la UGR llevan a cabo el convenio que existía entre ambas instituciones datado en 1971

La Universidad de Granada (UGR) extrena nueva cátedra de teología en su programa educativo gracias a un acuerdo con la Facultad de teología de teología de Granada -Institución de la Iglesia católica gestionada por la Compañía de Jesús-, que firmaron en 1971 por el que esta sociedad católica vendió los terrenos donde se asienta actualmente el Campus de la Cartuja a la Universidad granadina, a cambio de ciertas condiciones entre las que se encontraba el desarrollo de la Cátedra.

No se trata de una Cátedra de Ciencias de las Religiones, como la que dirige Juan José Tamayo en la Universidad Carlos III de Madrid. Esa idea fue planteada, pero se desechó en beneficio de una cátedra que fuera netamente confesional, es decir, católica. Y esa es una de las razones por las que la Asociación por la defensa de una Universidad Pública y Laica, ha levantado la voz pidiendo que se disuelva el acuerdo, aseverando que algo así supone «un ataque a la independencia y rigor científico, racional y crítico que la sociedad reclama de la Universidad, que no ocurrió ni en la época del más feroz nacional-catolicismo».

«La universidad pública debe regirse por criterios de igualdad y laicidad basados en los principios constitucionales que proclaman la aconfesionalidad del Estado», dicen desde la asociación para remarcar la anticonstitucionalidad del acuerdo. La Cátedra que se crea lo hace «sin fundamento alguno en la ciencia», dicen, y «no favorecer el diálogo con otras ciencias», apuntan.

Además que el acuerdo se firmase en los años que todavía gobernaba el dictador (1971) significa que es un convenio preconstitucional, y que éste «se gestó en plena dictadura franquista, cuando la UGR carecía de órgano democrático alguno que lo sancionara». De esta forma, explica la asociación, «que todo desarrollo ulterior del Convenio nos parece un contrasentido que conculca el actual marco democrático y ofende a quienes lucharon por su establecimiento en la misma Universidad de Granada».

El acuerdo establece que el director de la cátedra será nombrado por el rector de la Universidad a propuesta del rector de la Facultad de Teología. Y así, el padre Ildefonso Camacho, que se propuso a sí mismo será el primero ya que el rector de la Universidad lo aceptó.

Anuncios

Un comentario en “Primera Cátedra de teología en la Universidad pública desde el siglo XIX

  1. EL PROGRESO DE LA CIENCIA TEOLÓGICA.
    EL PROGRESO DE LA CIENCIA TEOLÓGICA.

    El concepto de Ciencia Teológica tiene una antigüedad de al menos tres milenios, y durante todo ese tiempo se han ido acumulando estudios, hipótesis, conclusiones, principios y enseñanzas concernientes al objeto específico de esa ciencia: –Dios, Su naturaleza, atributos, designios y Sus relaciones con el mundo y los seres creados, etc.–. La amplitud y la complejidad de todo el saber acumulado al respecto no nos permiten adentrarnos, aquí, en ello; pero sí nos proporcionan la posibilidad justificada de tomar esa ciencia como argumento base para formular el conjunto de ideas que siguen a continuación:

    Es creencia generalizada de modo incuestionable, el que la Ciencia Teológica se ha quedado muy retrasada dentro del ámbito total del acumulado saber humano racional. De tal manera ha quedado retrasada ella que, quienes por ahora quieran procurar conocer sobre Dios, han de limitarse prácticamente a estudiar las inamovibles enseñanzas doctrinales religiosas, fundadas ellas en intangibles conceptos de pura fe en cuestiones parciales reconocidas subjetivamente como de directa revelación divina. Y, así, nos encontramos ante el hecho real de que, aun cuando la palabra Dios es de constante y universal uso tanto para creyentes como para no creyentes, todo lo a Dios referente (sobre Su existencia, Su naturaleza, Sus designios, Sus acciones creadoras, Su relación con Sus criaturas, etc.), todo ello aparece como misterioso y lejano e inalcanzable para el común de las gentes –hechas ellas ya a la racionalidad inherente a las omnipresentes ciencias físicas que han llevado a hacer posible los, tan elevados, estados de funcionalidad y abundancia necesarios para dar lugar a la actual convivencia y coexistencia entre los más de siete mil millones de almas humanas que ahora ya poblamos, con un cierto orden y posible bienestar, la Tierra.

    Pues bien, esa tan notoria y dominante deficiencia de conocimiento en cuestiones fundamentales teológicas, unida ella a los también deficientes conocimientos complementarios proporcionados por las demás (también retrasadas o egoístamente manipuladas) ciencias morales o sociales (filosóficas, ideológicas, sociológicas, políticas, jurídicas, etc.), son (ambas) deficiencias que conducen de modo preponderante a la adopción de las equívocas y antagónicas posturas motivadoras de conducta, por las que de hecho se conducen las personas y los grupos en el habitual discurrir de las normas, los usos y las costumbres aplicables en la convivencia y la coexistencia globalizada en nuestros días.

    De tal modo –el antedicho–, se ha llegado al azoramiento actual que padecemos los integrantes pensantes de la Humanidad, cuando vemos que los científicos naturales avanzan con paso firme en el descubrimiento de los más elementales y recónditos fenómenos físicos –fronterizos ya estos con el mundo metafísico origen de toda la existencia física universal–, mientras que los teólogos se muestran incapaces, desde hace muchos siglos, de hacer progresar y divulgar la Ciencia Teológica, y así Dios resulta ser el Gran Desconocido para los creyentes y los no creyentes.

    Pero el alma humana es incansable, por la simple razón de haber sido creada y dotada y motivada –a efectos genéricos existenciales– por Dios. El alma humana no podrá aceptar nunca, el tener que conformarse con medias verdades. El alma humana no podrá descansar nunca, hasta llegar a la convivencia en plenitud con su paternal creador, y para eso necesita ella el conocerLe acertadamente. Y es por eso, por lo que la Ciencia Teológica:

    –Haciendo uso de los aplicables datos proporcionados por las ciencias físicas –principalmente por la Biología–, o por principios universales proporcionados por las ciencias morales o sociales.

    –Y analizando y estudiando los sentimientos motivadores existenciales genéricos inspirados por Dios en cada una de todas las almas –y por igual inspirados en todas ellas (Código Genético Divino),

    va progresando ella misma, la Ciencia Teológica; va progresando de manera notable, aunque deba vencer muchas resistencias timoratas y vetustas que se opongan a contribuir a su debido progreso y a su debida divulgación generalizada.

    Con relación a ello, debo decir –porque así lo enseña la correspondiente Teología (la de inspiración sentimental divina en cada una de todas las almas)–, debo decir:

    Que cada persona vamos acumulando en nuestra respectiva alma, de manera imborrable e inmodificable y con todo detalle, y en condiciones de presente real, vamos acumulando la visión de nuestro recorrido por la vida terrena, con todos sus actos y todas sus omisiones y con todos sus pensamientos, ideas, intenciones, etc. Y de esa manera caracterizada, cada alma será vista y ha de convivir por toda la Eternidad, en la universal convivencia de Dios con todas las almas habidas.

    Finalmente y con objeto de orientar a quienes en este momento no acierten a situar los últimos avances de la Ciencia Teológica, se hace cita de dos de ellos:

    – “Prueba o demostración científica de la existencia de Dios”

    – “El primer instante de la existencia del individuo”
    – – – –
    Por José Antonio Chamorro Manzano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s