¿Qué ocurre en Siria?


El cenagal sirio

mapa-israel-egipto-libano-jordania-iraq-iran-turquiaEn el auditorio de la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa de Vitoria-Gasteiz, el 19 de noviembre, Jesús Antonio Núñez Villaverde, coordinador del Instituto sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), desarrolló un exhaustivo análisis sobre el conflicto que se está desarrollando en Siria desde marzo de 2011, dentro de lo que se ha dado en llamar “La primavera árabe”. Concepto que para este exmilitar resulta un tanto cómico, por paradójico, y es que todas las revueltas surgidas en Egipto, Túnez, Libia, Bahréin o Yemen prendieron su mecha en época invernal u otoñal. Además, aclara, que de los 22 países que forman la Liga Árabe, sólo 4, han conseguido derrocar sus dictaduras, con lo que para Villaverde, ese panorama no vive una etapa muy “floreciente”.

Para contextualizar un poco, Villaverde afirmó que la región es un caldo de revueltas que periódicamente surgen al calor de necesidades o demandas socio-políticas por parte de la población. En este sentido, la revuelta que se ha iniciado en 2011 se diferencia por su carácter, y es que la población no se muere de hambre o sed, ni siquiera claman en nombre de Alá; sino que lo que desea es el cambio político (como en los años 80), libertades, para derrocar a los dictadores que detentan el poder desde la descolonización tras la II Guerra Mundial. Estas movilizaciones tienen una característica importantísima: su carácter pacífico. Toda la violencia que se muestra en los conflictos la aportan los regímenes. “El problema es que a la violencia le contesta la violencia”, dice Nuñez Villaverde.

SIRIA

Es un invento francés, por lo tanto artificial, resultado de un acuerdo entre la propia Francia y Gran Bretaña con el que se dividía la región, de la que extraían Líbano (una zona con 18 religiones confesas). Para cualquier sirio, el Líbano sigue siendo parte de su territorio.

Para entender la situación hay que conocer las religiones allí existentes:

            –Suníes: (Tradición – Islam) La autoridad está en el libro y su interpretación es comunitaria.

        –Chiíes: (Se separa de la tradición) La interpretación del texto es codificado y no autoevidente. Hace falta un Ayatolá que lo interprete.

           –Alauíes: El alauismo cree en la llegada del Mesías (Al Mahdi, el duodécimo imán) al igual que el chiismo, con el cual comparte muchas prácticas y creencias.

           –Drusos: siguen patrones sociales muy similares a los de los árabes. La mayoría de los musulmanes de la región no los consideran musulmanes, aunque ellos defienden que su religión es islámica. La mayor parte de los drusos se considera árabe, no así algunos drusos israelíes.

            –Kurdos: los kurdos son en su mayoría musulmanes suníes, aunque una importante minoría todavía sigue la religión tradicional kurda, el Yazidismo.

            –Cristianos

Ahora bien, en Líbano existe un 70% de suníes y un 15% de chiíes, dejando el tanto por ciento restante para el resto de religiones.

En Siria el porcentaje de suníes es del 70% pero, sin embargo, el gobierno es chií. Esta es la clave del conflicto. El régimen no está solo, sino que está apoyado por las minorías que temen una mayoría suní. Además, ahora que es importador de petróleo y sufre una grave sequía (Altos del Golán, terreno donde está el agua, ocupado por Israel), el comercio apoya al régimen.

Entonces, pregunta Villaverde, ¿por qué no se interviene en Siria? Porque no interesa que el régimen se venga abajo, todos dicen: Veamos qué pasa.

¿Cuál es la postura del régimen entonces? Resistir a toda costa. Morir o matar. Bashar al Assad tiene un ejército muy poderoso y una policía de inteligencia muy entrenada, además de la milicia ciudadana con un exhaustivo conocimiento de quién es quién. Así, matando de poco en poco, da el mensaje y evita a la comunidad internacional.

En cuanto a los rebeldes, tratan de crear una oposición unificada que no se consigue. El Consejo Nacional Sirio, fue un fracaso al tratarse de disidentes que llevan fuera del territorio más de treinta años y que por lo tanto nadie conoce. La última tentativa, una nueva coalición, ha sido acusada de ser un instrumento de Washington.

INTERESES EXTERNOS

Los apoyos al régimen:

            –Irán: es un país Suní. Está ante su oportunidad para colocarse como líder de Oriente Medio.

        Rusia: apoya al régimen porque lo ve como un peón en el tablero contra Israel-EE.UU. Además, es un buen cliente de armas y, lo más importante, tiene su única base en el mediterráneo en Tartus. A Rusia solo le mueve el interés; no le importa que gobiernen suníes o chiíes.

Los “no” apoyos al régimen vienen de:

            –EE.UU (Europa): busca mantener la estabilidad en la región y que no afecte negativamente a Israel (enfrentada con Siria por la parte de los Altos del Golán en territorio Sirio). Además no puede empantanarse otra vez como le ha sucedido en Afganistán o Iraq. Por esta razón occidente no va a intervenir y también, por este motivo, al Assad tiene licencia para matar indefinidamente: “a ver quién se cansa antes”.

       –China: no quiere sentar precedente y así evitar que se metan en sus asuntos internos (Xinjiang, provincia musulmana e independentista que está siendo reprimida).

Los que están en contra del régimen:

            –Arabia Saudí: Es el principal líder Suní.

           –Turquía: que también es una potencia emergente Suní y no les gusta la idea de ver a Irán como líder de la zona. En todo caso una Siria Suní.

            –Qatar.

Si la oposición logra unirse, estos tres países alimentarán a los rebeldes. EE.UU también se unirá a este apoyo para comprobar si con eso -nuevo gobierno- es suficiente para no desestabilizar la zona. Despertar Siria significaría despertar el conflicto Kurdo y aumentar, por tanto, la dimensión del problema.

CLAVES

            -Oriente Próximo y Oriente Medio tienen las 2/3 partes de petróleo y ½ del gas mundial. Por lo tanto, esta región es una mina en cuanto a las fuentes energéticas, pero también una vía de tránsito para hacerla llegar a occidente.

            -EEUU (Europa) no quiere que el conflicto en Siria se convierta en un efecto dominó. De ahí sus reticencias a intervenir.

            -Oposición dividida en Siria, y Gobierno apoyado por las minorías que temen a la mayoría Suní.

            -Objetivo del Gobierno de al Assad: resistir a toda costa.

            -Se puede hacer un paralelismo del enfrentamiento ideológico Suní-Chií con el de los católicos y protestantes.

Saber más aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s