Sabidurías octubre 2013


David Becerra – Doctor en Literatura española

Creo que es muy necesario reflexionar, como lectores que somos, acerca de nuestra relación con la literatura. Es importante saber qué es la literatura, saber que un texto literario no es un ente que aparece porque sí, que surge de la cabeza de un genio creador, inspirado o tocado por una varita mágica. La literatura es, como decía al principio, el resultado de unas relaciones de producción específicas y, en tanto que producto de ellas, funciona como un operador privilegiado de transmisión ideológica. Los textos literarios no son ni inocentes ni autónomos. Si no somos capaces de leer de otra manera, de una manera otra, difícilmente podremos escapar de su trampa idealista y, convertidos en lectores pasivos, no haremos otra cosa que reproducir los discursos ideológicos que, en su apariencia inocente, contiene todo texto literario. Pero también es necesario escribir de una manera otra, desde la explotación y contra la explotación. Es posible que no seamos capaces de lograrlo, pero al menos habrá que intentarlo.

Entrevista completa en eldiario.es. 23/10/2013.

Antonio Orejudo – Escritor

Creo que el derecho a la privacidad es una modalidad del derecho a la propiedad privada, sí. Uno es dueño de sus datos de la misma manera que es dueño de su cuerpo o de su trabajo. O, por qué no, de su casa. Pregúntele a los autores de memorias escandalosas o a los actores porno. Pregúnteles si se sienten dueños de su privacidad, de su intimidad. Ya sabemos que a usted no le interesa mostrar la suya, pero a ellos sí. Pregúnteles cuánto les pagan por ella. Lo que me divierte y me conmueve de todo este asunto del espionaje es el celo con que los enemigos de mi propiedad intelectual defienden la propiedad de sus datos.

Entrevista completa en eldiario.es 27/10/2013

Delia Rodríguez – Periodista

Ante la propagación de memes premeditados e incluso nocivos, la autora cree que la fórmula más esencial para combatirlos es centrar la atención en lo realmente importante para nosotros. “Incluso muchos memes que pensamos que son positivos o inocuos, como compartir algo gracioso, pueden ser en realidad negativos porque nos desvían de nuestros objetivos reales o porque añaden ruido a la información”, explica la periodista. “Lo mejor para parar un meme negativo es pararse a pensar y reflexionar. Cuando recibes una información viral que te saque de quicio, que te emociona, que te impulsa a compartir, hay que pararse a pensar ‘quién ha dicho esto, por qué’. Preguntarte si te están intentando manipular”, añade.

Artículo completo en El mundo. 28/9/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s