Sabidurías Marzo 2014


Olga Rodríguez – Periodista

Existe una verdadera obsesión por presentar cualquier realidad libre de matices, reducida a una cuestión de buenos y malos. Esta tendencia a esquematizar los conflictos contiene un planteamiento un tanto belicista, que deja fuera de foco la siempre deseable posibilidad del entendimiento entre las partes.

Artículo completo en eldiario.es 11/3/2014

Noam Chomsky – Lingüista

Una imagen de la educación era la de un vaso que se llena, digamos, de agua. Es lo que ahora llamamos “enseñar para el examen”: viertes agua en el vaso y luego el vaso devuelve el agua. Pero es un vaso bastante agujereado, como todos hemos tenido ocasión de experimentar en la escuela: memorizas algo en lo que no tienes mucho interés para poder pasar un examen, y al cabo de una semana has olvidado de qué iba el curso. El modelo de vaso ahora se llama “ningún niño a la zaga”, “enseñar para el examen”, “carrera a la cumbre”, y cosas por el estilo en las distintas universidades. Los pensadores de la Ilustración se opusieron a ese modelo.

El otro modelo se describía como lanzar una cuerda por la que el estudiante pueda ir progresando a su manera y por propia iniciativa, tal vez sacudiendo la cuerda, tal vez decidiendo ir a otro sitio, tal vez planteando cuestiones. Lanzar la cuerda significa imponer cierto tipo de estructura. Así, un programa educativo, cualquiera que sea, un curso de física o de algo, no funciona como funciona cualquier otra cosa; tiene cierta estructura. Pero su objetivo consiste en que el estudiante adquiera la capacidad para inquirir, para crear, para innovar, para desafiar: eso es la educación.

Artículo completo en Rebelion.org 4/3/2014.

Cristina Bereciatua – Coordinadora Nacional de Alternatiba

¿Nos han inducido a las y los trabajadores a la indefensión aprendida? Hace unas décadas, las clases trabajadoras de diferentes sectores reivindicaban, luchaban y defendían sus derechos laborales. Sencillamente, porque entendían a la perfección cuáles eran sus derechos y sabían cómo defenderlos. Hasta tal punto, que la jurisdicción social es la única que permite comparecer a las y los trabajadores por si mismos o designar la representación a cualquier persona, sin necesidad de que sean abogados, procuradores o graduados sociales. Sin embargo, con el paso de los años se ha complicado el derecho laboral, se ha vuelto opaco, lo han plagado de tecnicismos, de un lenguaje elitista, de tal manera que muchas personas leen el Estatuto de los Trabajadores y no entienden lo que pone ¿cómo pueden entonces defender sus derechos? Se ha dejado a la clase trabajadora en una situación de vulnerabilidad, en la que percibimos que poco podemos hacer ante las injusticias a las que nos enfrentamos diariamente, puesto que las herramientas que poseemos para ejercer y reivindicar nuestros derechos quedan a disposición del que las comprenda.

Artículo completo en Rebelion.org 17/3/2014

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s